“El Lenguaje es el Arma Más Poderosa”

“El Lenguaje es el Arma Más Poderosa”

por: Ines Galmarini

 

El lenguaje es la manera en el que el hombre se expresa. Este se puede usar para manifestar distintas cosas, ya sean mensajes de inspiración, optimismo y libertad o mensajes de ira, enojo, envidia y falsedad. Ya sea cualquiera el mensaje que se quiere dar con el lenguaje, este puede ser muy poderoso, es decir, este puede influenciar mucho a la persona que lo recibe.

 

En primer lugar, el lenguaje se puede usar de una manera positiva en el que la gente se puede sentir identificada y apoderada con los mensajes transmitidos. El lenguaje se puede usar ya sea para transmitir el amor que le tiene el uno al otro, como un “te quiero” desde una madre hacia una hija, o para dar aliento a otros, como los Arengas que San Martín les daba a sus soldados antes de ir a luchar en la guerra. Estas palabras que nos da el lenguaje, como los cuplidos que uno le hace otro, impactan en alma y mente. Las palabras buenas de una persona a otra se quedan siempre con el que fue halagado, y es por eso que el lenguaje es un arma muy poderosa.

 

En segundo lugar, el lenguaje tiene un efecto en las personas muy profundo, el cambio. Es por eso que cuando un orador da una charla apasionadamente, por lo menos alguna persona se va quedar con algo de esa charla. Un ejemplo actual es el de Emma González, una adolescente que tras los trágicos acontecimientos del tiroteo de la escuela en Parkland, Florida ,dio un discurso poderoso denunciando el mal manejo del control de armas en estados unidos, que en el momento es un tema de extremada urgencia ya que los tiroteos en masa cada vez son más frecuentes y cada vez mueren más personas. Ella y muchos más adolescentes víctimas de estos tiroteos impulsaron un cambio solo hablando y denunciando lo que ellos creían que estaba mal, lo que es un ejemplo del poder del lenguaje muy importante.

 

Por último, a pesar de que el lenguaje pueda transmitir ideas de cambio y de positivismo, este puede dañar tal como un arma. Cuando el lenguaje es usado con ideales de herir al otro este puede influenciar mucho lo que el otro puede llegar a sentir. Esto se ve reflejado mucho en los casos en los que se abusa verbalmente del otro. Un chico puede decir palabras hirientes hacia el otro y este se las puede creer, causando la baja autoestima del que es abusado y en caso muy extremos el auto fusilamiento o el suicidio.

 

En conclusión, el Lenguaje es el arma más poderosa de todas, porque este puede influenciar mucho al que lo escuche, ya sea un mensaje positivo, o de cambio, o de negativo.